El FMI estudiará el pedido de la Argentina de reducir la carga de intereses en sus préstamos

«Y así -continuó-, durante la visita del ministro (Martín) Guzmán, tuvimos la reunión constructiva en ese momento; los dos equipos acordaron algunos principios generales para el programa y el trabajo continúan, Avanzaremos con él». Luego, dijo que, «cuando el acuerdo en vigor, lo llevaremos a nuestra junta directiva» , aunque no dio plazos. Asimismo, consultada sobre la política de modificación de tasas que pide el ministro de Economía, Martín Guzmán, se mostró en sintonía con el planteo de la iniciativa. «Cuando miramos el punto que el ministro Guzmán está haciendo sobre las tasas de interés, tenemos que reconocer dos cosas: en primer lugar, que está trayendo este punto en el momento en que el Fondo pasará por una revisión periódica de nuestros cargos y ése es el momento en que se pueden discutir este tipo de cuestiones», indicó. En segundo lugar, prosiguió, «hay una razón por la que el Fondo ha introducido en el pasado recargos por acceso excepcional, y es crear un incentivo para que los países ingresen y salgan de los programas de la manera más eficaz y rápida posible». En este marco, respecto de la actual política de tasas de interés que se diseñó con anterioridad a la pandemia, agregó que «dado que el Fondo es una institución que concede préstamos a los países la mayoría de las veces cuando se enfrentan a dificultades, eso plantea un alto riesgo y, por lo tanto, requiere que el Fondo también construya para la membresía una fuerza a través de equilibrios preventivos «. «Todo esto, -agregó-, es en el sentido de la gestión financiera prudente de los recursos del Fondo que se toma la decisión sobre los cargos (a los préstamos)». «Y como dije, habrá una revisión; y como siempre, escuchamos a los miembros y luego buscamos un camino hacia lo que más sentido y donde está el consenso entre los miembros» , concluyó.

Artículo anteriorEl último adiós de la novia de Wey Zapata: «Te voy a extrañar»
Artículo siguienteQué cierra y qué no en la Ciudad de Buenos Aires